El cabello queda alisado, ya que el tratamiento modifica la estructura capilar, rompiendo la onda y modificando su composición natural para conseguir un cabello más liso.

Hidratación profunda del cabello, su contenido en aceites grasos permite que la hebra capilar recupere su vitalidad, haciéndola lucir mucho más sana, luminosa y suave.

La suavidad que adquiere el cabello con este tratamiento es, sin duda, una de las mejores propiedades, elimina por completo la porosidad de las hebras, más aún en cabellos dañados, decolorados o teñidos.

Cabello más manejable, reduciendo la onda y pierde el frizz lo que ofrece a la persona la facilidad de peinarse con facilidad, hasta el punto de reducir el uso del secador y plancha.

Reduce por completo el frizz, el cabello luce mucho más liso y reduce casi en su totalidad la electricidad estática, que es la responsable de esos vellos que vemos erizados en la cabeza.